martes, 2 de diciembre de 2008

Cruyff, Hurtado y el entorno


El genial Johan Cruyff definió como nadie lo que rodea a un equipo profesional. Inventó el término del entorno. Sí, ese entorno que es tan sensible y que unas semanas viene con viento a favor, mientras que otras hace su aparición con vientos huracanados. Además, sus movimientos son siempre exagerados, ya sea debido a que la victoria lleva al ambiente a una euforia desmedida o bien las supuestas crisis que se reinventan tras una derrota.
La vida y el baloncesto son así, y más aún cuando hay tantos protagonistas en una obra de teatro como la que conforma un club, con aficionados, jugadores, técnicos, directivos, periodistas...
De todos modos, aunque este club no llega a los dos años de historia ha cogido el testigo de una tradición que en ocasiones parece milenaria, que no es otra que la de agradar en el mundo de la canasta. De ahí, que el entorno adquiera gran protagonismo. Con todos mis respetos, en Gandía o en Santiago de Compostela el entorno no es tan incisivo como en la capital cacereña.
Con este panorama, controlar las emociones y esperar a final de temporada a hacer balance se presume como la solución más cabal. El cóctel del entorno tiene que saber más a razón que a corazón y sin en la otra mano Piti Hurtado sujeta un chupa chups, mucho mejor.